mapa antiguo
mapa antiguo
diezcosasquequieressaber.com
diezcosasquequieressaber.com

¿Sabías qué etnia vive en “islas flotantes”?

 

Son los Uros, una antigua etnia que habitaba el lago Titicaca entre Perú y Bolivia. Una parte de este pueblo, ya mezclada con los habitantes quechuas y aymaras de la región, vive actualmente sobre unas islas flotantes denominadas “las Islas de los Uros”.

 

El origen del pueblo Uro no se sabe con certeza pero parece que descienden de los Pukinas, una de las comunidades más antiguas de América. Algunos estudiosos sostienen que provienen de una migración directa desde la Polinesia, y que constituyen por tanto un grupo humano con un origen independiente al que fue ocupando América del Sur, otros por el contrario, consideran que descienden de los primeros pobladores de las Américas.

Otra versión, sitúa el origen de los Uros en la Amazonía y parece que esta aporta datos biológicos comprobados a través del ADN de su  pertenencia al grupo de los Arawac. 

Se cree que el primer lugar donde se instalaron fue en las márgenes del lago Uru-Uru, (hoy la ciudad de Oruro) en lo que actualmente es territorio boliviano. Son una etnia distinta de los Aymara y los Quechua pero con el paso del tiempo se han ido mezclando hasta el punto de que han perdido su lengua nativa, que han sustituido por el aymara. Parece que la última persona de etnia uru pura falleció en la década de 1950. En un principio habitaban tierra firme, pero la presión de la conquista Inca les obligó a desplazarse a las aguas del lago Titicaca.

 

Las islas de los Uros están localizadas en la bahía de Puno (Perú) a 3808 m de altura sobre el nivel del mar aunque también existen algunas en el lado Boliviano del lago. Tradicionalmente se han dedicado a la pesca artesanal en el lago, aunque en los últimos años se ha desarrollado mucho el turismo. 

Las islas de los Uros no son exactamente islas flotantes, son construcciones hechas con totora (una especie de junco) que se asientan sobre el lecho del lago Titicaca, aunque  es necesario anclarlas para evitar su desplazamiento. La parte inferior está formada por las raíces de la planta de totora que se unen para formar la base, luego se esparcen por encima múltiples capas del junco seco que constituyen el suelo o base. Las islas tienen una duración aproximada de unos 35 a 40 años siendo necesario pasado este tiempo, construir una nueva puesto que la totora al irse pudriendo con el agua desprende mal olor. Cada isla está habitada por un máximo de diez familias. 

 

La totora es un recurso renovable e indispensable para la vida de los Uros. La totora, tejida hábilmente, constituye también los techos, paredes y puertas de sus viviendas. Con el mismo material confeccionan el principal medio de transporte entre sus islas y el continente: las balsas. Otro de los usos de la totora, muy importante, es que cuando los tallos se secan los usan como leña para sus cocinas, cumpliendo la función de combustible. Con el advenimiento del turismo, empezaron a realizar hermosas artesanías de totora, las cuales venden para ayudarse en su economía. Además la utilizan como alimento, ya que al quitarle la corteza queda una sustancia blanca fibrosa, prácticamente sin gusto, pero igualmente utilizada como complemento a sus dietas.